La mujer que lleva tres años sin lavarse el pelo con champú

“Decidí dejar de lavarme el pelo con champú en enero de 2012 y desde entonces no lo vuelto a usar ni una sola vez”, cuenta satisfecha a BBC Mundo la británica Lucy Aitken.

Los motivos para tomar la decisión fueron varios: “Quería ahorrar dinero, reducir la cantidad de químicos que utilizaba en mi cuerpo, sobre todo los carcinógenos, y simplificar mi vida”.

El punto de inflexión fue un artículo que leyó en la prensa sobre un estudio.

Éste concluía que las mujeres se ponen en el cuerpo 515 productos químicos al día.

“¡No me han investigado a mí!”, pensó Aitken, segura de que la cosa no iba con ella.

Pero leer la larga lista de componentes en la etiqueta de su champú de uso diario para pelo seco fue un baño de realidad.

“¡No reconocía la mitad!”, exclama.

Además, lo del ahorro no era una razón menor.

Analistas de la banca de inversión Goldman Sachs estimaron en 2014 que el desembolso global en productos de la industria del cuidado del pelo es de US$38.000 millones al año, un gasto que crece anualmente a un ritmo del 7%.

Cambio drástico

Todo eso llevó a Aitken a tomar una determinación.

Y el cambio fue drástico: de usar dos o tres productos a diario para lavar, desenredar e hidratar y nutrir su cabello, pasó a utilizar sólo agua.

“Al principio fue duro”, recuerda. “Pasé por tres meses de pelo horrible, seguidos de dos meses más de pelo regular”, cuenta.

“Pero ahora, para ser sincera, tengo un pelo maravilloso”, dice, satisfecha de su larga cabellera pelirroja, que mantiene en forma lavándosela con agua cada una o dos semanas y aplicándose un huevo cada once días.

Además, ya no tiene el problema del olor.

Ahora huele a humano, aclara.

“Pero cuando empecé no sabía de la existencia de los aceites esenciales y otros productos naturales que podía utilizar, porque lo hice todo por mi cuenta, sin nigún apoyo”, reconoce.

Lucy Aitken.
Dice que no tiene problemas de olor, que su pelo rojo huele natural, a humano.

Así que, para que los iniciados no se encuentren tan solos como ella, Aitken empezó un blog, Lulastic.co.uk.

Además, el año pasado publicó el libroHappy Hair: the definitive guide to give up shampoo (Pelo feliz: la guía definitiva para dejer el champú).

Y el movimiento No Poo (abreviatura de la voz inglesa no shampoo, no champú) gana adeptos día a día.

Agua o bicarbonato y vinagre

En una página web y un libro similar se inspiró la nicaragüense Claudia Siu para abandonar el champú hace ocho meses.

Su motivación fue en parte la salud, “por todos los perturbadores endocrinos que tienen estos productos”, pero sobre todo la voluntad de reducir el impacto ambiental.

“El champú va al agua, que después bebemos o usamos en los cultivos”, explica, y menciona lo poco ecológico que es gastar tanta agua para aclararse el jabón.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/

Comparti esta nota si te gusto!

¿Que Piensas?

21